Diez razones para separarse de tu pareja versus otras diez para seguir juntos. Segunda parte.

El profeta bíblico Oseas decía “porque siembran viento y recogerán tempestades”

 

 

 

Comencé la primera parte de esta serie de artículos con una analogía musical y como quiero seguir en esa línea les propongo escuchar un tema : supongo que muchos de ustedes conocen la canción de Paul Simon: “50 ways to leave your lover”. Si no la han escuchado le sugiero que vean este video (está subtitulado) y después continúen con la lectura. Este es el vínculo:

http://youtube.com/watch?v=wu5Kejdd_nM

(Esta canción fue presentada en 1975 así que ninguna relación con las archiconocidas 50 sombras)

 

Yo no se si hay 50 formas de dejar a tu pareja, pero seguro que hay más de 50 para boicotear una relación, si deseas que tu pareja te deje o que tu propio amor se diluya, el tema es si estas acciones son parte de un propósito de separación consciente o actos inconscientes en los que no siempre se perciben contenidos negativos.

Esta es la diferencia entre un boicot activo y otro insidioso.

 

Al hablar de un boicot insidioso me refiero a todos aquellos comportamientos que producen distanciamiento emocional y de los cuales las personas parecen no ser conscientes y que surgen con una sospechosa espontaneidad.

Estas acciones suelen presentar disfrazadas de una irritante ingenuidad porque niegan la relación entre una actitud propia y la reacción del otro, que siempre aparece como exagerada o distorsionada.

Ejemplo: “No entiendo que te pueda molestar TANTO lo que te dije”

“Me olvide de lo que me pediste, no es para que le pongas tanto color al asunto!”

Otras intervenciones son mas directas:

-No sigas…te dije que no me pasa nada.

-Otra vez me estas haciendo enojar…sufrir…desencantarme…

-Me voy cuando tu quieras…

-Mejor nos separamos…

 

Los puntos suspensivos pueden ser rellenados con diversas opciones, pero todas confluyen en negar o en todo caso minimizar la propia responsabilidad en el conflicto presente y hacer crecer la culpa del otro.

 

Si tu reconoces en esas frases un ligero tufillo a manipulación es precisamente porque “eso es lo que es”.

La manipulación consiste básicamente en llevar a la otra persona a que piense, sienta o actúe de acuerdo a nuestros propios deseos, ideas o necesidades, al tiempo que se le induce sentimientos de temor o culpa por no hacerlo.

 

 

Hay personas básicamente evitativas que esperan siempre que sea el otro quien tome las decisiones,

 

 

Una de ellas, casualmente la que sigue en la lista, resulta de perder la confianza en él o ella, que para el caso es lo mismo. No me refiero aquí solo a la duda en torno a la fidelidad, sino a algo más básico a toda relación, que resulta de la certidumbre de que puedes contar con el otro y de que puedes creer en el otro. No hay peor siembra que la desconfianza y ella se abona con promesas incumplidas, compromisos rotos, mentiras reiteradas, evitación y excusas.